sábado, 21 de diciembre de 2013

Sobre el Acoso Cibernético y otras confesiones públicas...

Por Adriana Guadalupe Rivero Garza o
@femin_ite_iste

La nota que encontrarán al final de esta Confesión trata sobre el Acoso Cibernético, está tomada de una página de internet que muestra, de manera fácil y sencilla, qué significa el término y cómo reconocer el acoso.

La idea de difundirlo surge porque, lamentablemente, muchas personas (más las mujeres: adultas, adolescentes, niñas y niños) y con mayor frecuencia son víctimas de este tipo de VIOLENCIA via internet (para conocer rápidamente sobre los tipos de violencia pueden ver http://www.cndh.org.mx/sites/all/fuentes/documentos/programas/mujer/6_MonitoreoLegislacion/6.4/D/D.pdf)  y, además, no sabemos reconocerla.

Ante una situación de Acoso nos invade una sensación de duda, pensamos -en automático- en la inocencia del agresor y dudamos de nosotras mismas, de lo que sentimos al recibir un correo, un mensaje o una publicación con contenido agresivo. Eso se debe, creo, a que sobre nosotras actua un mecanismo muy sutil pero peligroso que se introyecta de manera negativa en nuestro autoestima (además de que actuan otros elementos como nuestra educación de género, la estructura social machista, el desconocimiento de nuestros derechos, etc.). 

Luego, ya inmersas en esa "duda de nosotras mismas" preferimos disimular, esconder, hacer como que no nos pasó nada, o peor, nos autoengañamos al decirnos que no sentimos nada al recibir una agresión (al respecto pueden ver sobre la violencia simbólica http://nuriavarela.com/violencia-simbolica/).

Se ha dicho que no existe un perfil del agresor. Sin embargo, la mayoría de los acosadores son hombres (aclaro que no creo que todos los hombres son agresores y que reconozco que hay mujeres acosadoras) que socialmente presentan una conducta social DOBLE y al verse denunciados o evidenciados aplican la estrategia de HACERSE VÍCTIMAS y se justifican: "yo no fui, yo no soy así, soy buen trabajador, buen esposo, tengo familia, no he tenido problemas con nadie, nunca he dañado a las personas, tengo hijos, pregunta por mí todos me conocen, si me acusas me vas a causar problemas y dañarás mi reputación, etc."  (http://www.edusex.cl/capitulos/violencia02.php).

Ante esas situaciones a muchas mujeres nos invade una sensación de desconfianza y poco crédito hacia nosotras mismas: "¿me envió a mi esa imagen perturbadora?, ¿se equivocaría de persona?, ¿lo hizo con intención de molestar y agredir?, ¿me estoy volviendo loca?, ¿en todos lados veo agresiones?, ¿y si le hackearon la cuenta?"

Justificamos el hecho, pensando que nosotras somos las que nos equivocamos. Ese es el primer paso para caer en el círculo de la violencia. Creemos que se trata de un asunto privado, que sólo a nosotras nos ha sucedido o que no sucedió; nos sentimos cupables, por tanto simulamos normalidad. Esto implica que la agresión pueda volver a cometerse (vean cómo funciona el círculo de la violencia http://www.gov.mb.ca/justice/domestic/cycleofviolence/pdf/cycleofviolence_Spanish.pdf).

Ante una agresión hay que reconocer, aceptar y evidenciar. Hay reconocer que ante una situación de violencia, de cualquier tipo o modalidad, y por muy empoderada y conocimiento que tengas de todos tus derechos se siente MIEDO (frustración, coraje, indignación, sospecha y culpa). Luego hay que hacerlo público, pues esto permite colocar un hecho que socialmente consideramos privado en el ámbito que pertenece a todos y a todas; esto facilita el identificar otros casos similares al tuyo y, se puede en consecuencia, sumar. Si sumas puedes incursionar en el ámbito de la acción y si es nuestra decisión en el de procuración e impartición de justicia.

La idea de escribir estas lineas es para compartirles que No debemos justificar ningún acto que nos haya lastimado en nuestra integridad emocional (física, psicológica o sexual); hay que evidenciarlo (con los medios que cada una posea).

Tampoco quiero decir que estemos viendo en todas las situaciones actos de violencia, sólo digo que no hay que dudar de lo que sentimos. Ante la duda hay que corroborar y, luego, actuar en consecuencia sin dejarnos amedrentar...

Les dejo pues, lo que significa el Acoso Cibernético, conózcanlo y si se reconocen en una situación como la que se describe, actuen.

 ¿Qué es acoso cibernético?
 
"El acoso cibernético es el uso de Internet para acosar a alguien. La víctima de acoso cibernético podría recibir mensajes de correo electrónico amenazantes, mensajes instantáneos (MI) perturbadores o comentarios sexualmente sugestivos publicados en su perfil o página web personal. El acoso cibernético también podría incluir contacto fuera de línea, pero tiene que tener un componente en línea para que se lo clasifique como acoso cibernético. El perpetrador podría estar ubicado en otro país, estado o al otro lado de la calle donde se encuentra la víctima.

Las leyes con respecto al acoso cibernético varían de estado en estado. Todo incidente de acoso cibernético, ya sea dirigido a un niño o a un adulto, debe ser denunciado de inmediato a la policía.

El acoso es una serie de actos amenazantes repetidos hacia una persona. La meta del perpetrador es infundir:
  • temor de daño corporal en la víctima
  • temor de daño corporal dirigido a un miembro de la familia de la víctima
  • temor de muerte por la víctima
Algunos comportamientos asociados con el acoso son espiar, seguir, hostigar, amenazar y hacer llamadas o enviar mensajes indeseados. Los acosadores desean contacto y una relación con sus víctimas. Si usted es víctima de este tipo de acoso, denúncielo a la policía."

No hay comentarios:

Publicar un comentario