lunes, 1 de junio de 2015

La forma es fondo y lo personal es político


A veces escribo cuando estoy muy enojada. Otras veces solo me enfermo, porque sé que no puedo (por el momento y de la manera que quisiera) expresar lo que pienso. La forma es fondo. Y la que he adquirido en las últimas semanas es la de un cuerpo enfermo.
La forma es fondo, dijo Jesús Reyes Heroles. Claro, en ese entonces hizo menciòn a la política, la cual ahora también se entiende, gracias a Kate Millet, como un conjunto de estrategias destinadas a mantener un determinado sistema de dominaciòn. Y, pues, también como lo popularizò Carol Hanisch, lo personal es político y, por lo tanto, hay en él un compomente movilizador a través de la acciòn. 
Así es, la forma es fondo, si el cuerpo enferma es porque se vive atada a las polaridades reales y cotidianas entre lo privado y lo público; además de que se tienen pocas posibilidades para la acciòn.
En lo público, se reconocen las diferentes formas de dominaciòn, lleva años poderlas ver. Cuando se ven encabronan, pero por intereses privados no se resisten. Así que allí está el detalle, se dejan persistir. 
La forma es fondo y en él hay una violencia simbòlica. Aunque sea invisible, sutil o soterrada. Aunque sea indirecta se ejerce de manera racional y patriarcal.
Es violencia, pues se ejerce como estrategia para mantener los privilegios que otorga una relaciòn asimétrica de poder: sea laboral, académica o institucional. 
Es violencia y se ejerce como habitus. La reproduces porque está en ti, naturalizada. Està en ti y no vas a hacer nada para cambiarla porque te gusta. 
Yo la veo y la permito porque está en mi, introyectada. La veo, y no la resisto porque no me conviene resistir. Pero como la forma es fondo y lo personal es político, el cuerpo la resistió y obliga a la conciencia a movilización. 
La violencia se reproduce hasta que comienza a ser cuestionada, hasta que quien la recibe deja de contribuir.  
Al fin y al cabo lo personal es político para que las formas dejen de ser el fondo. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario